Bora Bora

Las obras maestras de joyería “Giverola” también son únicas, como las islas de la Polinesia, dispersas en las vastas extensiones del Océano Pacífico. Creando pintorescas lagunas bellas y fabulosa, las brillantes aguas azules rodean suavemente cada isla. La Polinesia parece a una encarnación de paraíso en la Tierra, lejos del mundo entero.

Una de las islas más famosas de la Polinesia Francesa es la isla de Bora Bora. Gracias a su hermosa laguna de perlas, es considerada el lugar más romántico de la Tierra. Incluso James Cook, el primer europeo que visitó esta isla exótica, no pudo resistir su belleza y la llamó “la perla del Océano Pacífico”.

Cada año, la isla de Bora Bora atrae a los turistas con sus colores brillantes, arena blanca, lujosos jardines de coral, vegetación exuberante y paisajes increíbles. Su naturaleza única favorece a los quien busca tranquilidad y descanso.

El agua clara, pura turquesa de estos lugares, que fluye suavemente hacia el cielo, da un encanto especial a esta isla montañosa. Bora Bora te anima a relajarte y disfrutar de la vida. Como una gaviota amante de la libertad, que se eleva a través de las olas, toma una canoa y vete a explorar los valles desconocidos y los rincones escondidos de la isla.

Aquí puede encontrar algo que te sorprende con su belleza: una laguna resplandeciente contra un cielo gris, una floración increíble de plantas tropicales, patrones inusuales en la arena blanca de las sombras de las palmeras, aves de colores brillantes y un diverso mundo animal marino …

La colección de joyas «Polynesia» encarna este regalo de la naturaleza. Inspirados por los fascinantes paisajes de la isla de Bora Bora, hemos tratado de transmitir los colores, el ambiente y la singularidad de estos lugares en cada pieza de joyería. Esperamos que te lleven a la isla de tus deseos y te sientas en armonía con su naturaleza.